Prácticas Avanzadas de Yoga
Lecciones Principales

Anterior  |  Próximo  >

Nota: Para las lecciones completas, con las adiciones, consulte los libros de AYP de Lecciones Fáciles para la Vida Extática.

Lección 12 - El ingrediente esencial - Deseo

Autor: Yogani
Fecha: 16 de Noviembre 2003

Es parte de la sabiduría común que si deseamos ser exitosos en algo, en lo que sea, debemos desearlo continuamente y estar dispuestos a buscar ese deseo todos los días. Piensa en las personas más exitosas que conoces. ¿No es esto lo que tienen en común? Si revisamos sus vidas vemos que han trabajado mucho y fuertemente para alcanzar la excelencia en el campo que han escogido. Detrás de esto, un insaciable deseo
de tener éxito los mantiene con la vista siempre adelante, franqueando obstáculos, trabajando por años hacia ese objetivo. Así es también el yoga y en la religión. Trabajan hacia la unión divina.

Jesús dijo, "Bienaventurados aquellos que tienen hambre  y sed de justicia porque ellos serán saciados
." También dijo, "Busca y encontrarás. Toca la puerta y se abrirá."

Esta es la fórmula mágica -- deseo hacia una meta, produce acción hacia esa meta. El deseo continuo es el combustible. La acción diaria es el fuego. La palabra "continuo" es importante, también lo es la palabra "meta
." Sin estas dos funciones operativas el deseo se disipa, la acción se desenfoca, y no sucede gran cosa. Con estos dos ingredientes todo es alcanzable.

Si cultivamos el deseo, para que esté continuamente enfocado en una meta particular como lo es alcanzar la unión divina, estamos cultivando un tipo de deseo
especial. Se le llama "devoción." La devoción es el flujo continuo del deseo hacia un objetivo o meta. Todos conocemos el concepto de devoción. Así es como se explica el éxito de los grandes hombres y mujeres. "Es tan devota o devoto a su trabajo" o de los grandes místicos: "Es tan devoto a Dios." No es coincidencia que la devoción y la grandeza se encuentren en el mismo lugar. Lo primero inevitablemente lleva a lo segundo. Lo segundo no puede acontecer sin lo primero.

Cual sea tu concepto de la iluminación, no importa de que tradición o creencia vengas, lo que sea que te inspire en la dirección del desarrollo espiritual: cultívalo. Este es el motor de tu práctica. Es lo que te permite mantener tu práctica espiritual diaria por el tiempo que sea necesario. Mientras practicamos nuestra experiencia divina crece y con ello, nuestra devoción crece. La devoción intensifica nuestro compromiso a practicar. Y más práctica produce más experiencia divina que incrementa más nuestra devoción. Así es como se progresa. La devoción generando práctica, generando experiencia divina... generando más devoción... y así seguimos. El mejor amigo del aspirante a la espiritualidad es la devoción sostenida por los medios disponibles a su alcance. No es fácil mantenerse hambriento y sediento de espiritualidad, pero nos coloca en el camino real hacia la iluminación. La devoción intensa hacia una transformación de nuestras vidas por medio de las prácticas avanzadas
de yoga, nos asegura que lo que se tiene que hacer, se va a hacer.

Hablando sobre lo que hay que hacer, ahora hablemos del siguiente paso -- Desarrollar el hábito de cultivar nuestros profundos silencios eternos en una base diaria. Hablemos de la meditación
.

El gurú está en ti.

Nota: Para obtener instrucciones detalladas sobre empleando el deseo y la acción en nuestro camino espiritual, vea el libro de AYP de Bhakti & Karma Yoga.

Anterior  |  Próximo  >