Prácticas Avanzadas de Yoga
Lecciones Principales

Anterior  |  Próximo  >

Nota: Para las lecciones completas, con las adiciones, consulte los libros de AYP de Lecciones Fáciles para la Vida Extática.

Lección 13 - Meditación - Despertando la semilla silenciosa

Autor: Yogani
Fecha: 16 de Noviembre 2003

Tu mente tiene una habilidad natural a estar en calma. Cuando se pone en calma
, estás en contacto con tu genio. Albert Einstein dijo que las ideas que lo llevaron a encontrar la teoría de la relatividad vinieron en un momento de reflexión silenciosa. Mozart escuchaba sonatas y sinfonías que resonaban en momentos de silencio en su mente. Todo lo que tenía que hacer era escribirlas. Sabemos que Isaac Newton tuvo la visión de las leyes del movimiento y la gravedad en un momento de relajación debajo de un manzano. Sin entrar a la discusión si una manzana golpeó su cabeza o no, no hay duda que su mente en calma le proporcionó en tesoro de conocimiento. Podemos citar más ejemplos pero ya has de haber entendido el concepto. La mente silenciosa contiene una gran creatividad. Pero eso no es todo. Una mente silenciosa está llena de paz, llena de dicha y salud. Irradia estas cualidades desde la persona hacia sus alrededores. Las personas que saben como cultivar una mente en calma no sólo están en contacto con su creatividad interna, también irradian juventud y optimismo que afecta a todos los demás que están cerca de ellos. Tienen "buenas vibraciones."

En una lección anterior hablamos de conciencia (atención -- el observador), y del mundo objetivo (el observado). La naturaleza esencial de nuestra conciencia es el silencio dichoso. Es lo que está atrás de la mente, lo que se experimentan cuando la mente se pone quieta. Es una bodega infinita de cualidades sólo mencionadas, el reino de lo que conocemos como Dios, siempre está dentro de nosotros. Por eso el salmo dice: "
Estad quietos, y conoced que yo soy Dios." Para acceder a lo divino todo lo que necesitamos es estar quietos.

La meditación es el proceso de permitir sistemáticamente a la mente a permanecer quieta por periodos específicos de tiempo cada día. Al hacer esto por semanas, meses y años, la quietud y la conciencia se vuelven más evidentes de manera gradual cuando la mente está activa; mientras no meditamos y nuestra vida entera se enriquece. A través de la meditación la relación entre la conciencia y el mundo gradualmente cambia. Este es un proceso del yoga, la unión. Es el primer paso. Una vez que el silencio dichoso se convierte en una experiencia diaria, muchas otras cosas pueden hacerse para mejorarlo y expandirlo. Pero primero tenemos que establecer una base en la conciencia, despertar la semilla del silencio interno de quienes somos, para poder continuar.

Se ha mencionado que la mente tiene una habilidad natural para estar en calma. En el método de la meditación profunda que practicaremos aquí, apalancaremos esta habilidad natural. De hecho, todas las otras prácticas que se enseñarán (que son unas cuantas) estaremos apalancando estas habilidades naturales. La idea es mostrar como usar estos regalos que ya tienes. Sólo añadiremos ayudas aquí y allá para activar estas habilidades naturales. El resto depende de ti. Si aplicas lo que aprendes y te mantienes en ello, un día sabrás que eres una máquina perpetua de dicha  capaz de experimentar más allá de los límites de tu mente. Y si, eso es lo que eres. Y la meditación es el primer paso.

Los pensamientos salen de la mente des el minuto que despertamos en la mañana hasta el minuto que nos quedamos dormidos en la noche. Y más vienen en los sueños. Y aún así decimos que la mente tiene una habilidad natural para estar en calma. ¿O sea cómo?

Usaremos un pensamiento para hacerlo. No cualquier pensamiento. Uno especial llamado "mantra". Usaremos un método particular de pensar en este mantra que permite a la mente hacer lo que puede hacer fácilmente si le damos la oportunidad, calmarse, serenarse.

De hecho cualquier pensamiento se puede usar para meditar. Lo han demostrado los investigadores en los últimos 30 años. Pero es mejor si usamos un pensamiento especial. Uno que tenga cualidades vibratorias. Uno que produzca un efecto cierto en el sistema nervioso. Es uno también que podemos mejorar conforme nuestra práctica avanza. Pero hablaremos de eso más adelante. El mantra con el que comenzamos es
:

...I AM...  (pronunciar: 
AI AM,
audio)

No pongamos atención en el significado del
AI AM durante la meditación. Tiene un significado especial en la tradición Judeo-Cristiana. También se parece a otros sonidos sagrados de otras tradiciones. No tiene nada que ver con la traducción al inglés de "yo soy."   Pero es  el sonido y no el significado lo que nos interesa. Es el sonido lo que estaremos usando. Vamos tras la profunda calidad vibratoria del sonido cuando resuena muy dentro del sistema nervioso y de la mente. Posiblemente estos profundos efectos dentro del ser humano son la razón por la que el mantra AI AM ha sido reverenciado por siglos. Lo que haremos es enfocarnos en su correcto uso del mantra en nuestra práctica de meditación. Entonces obtendremos los mejores resultados.

Así es como lo usaremos:

Halla un lugar quieto y cómodo para sentarte, de preferencia con soporte para tu espalda. Deseamos remover distracciones innecesarias. Sólo siéntate y relájate en un lugar donde puedas cerrar los ojos por veinte minutos sin interrupciones.

Una vez que estés cómodo, cierra los ojos lentamente. Percibirás pensamientos, series de pensamientos. Eso está bien. Sólo obsérvalos sin pensar en ellos. Después de un minuto introduce gentilmente el pensamiento: ...
AI  AM... (pronúncialo aiam) y comienza a repetirlo con suavidad y sin esfuerzo en tu mente. Si tu mente vaga hacia otros pensamientos,  regularmente te darás cuenta que esto sucede.  No te preocupes por ello, es algo natural. Cuando te des cuenta que no estás repitiendo el mantra, regresa con calma a él. Esto es todo lo que tienes que hacer. Repetir el mantra en silencio de manera suave. Cuando te des cuenta que no estás pensando en él, regresa suavemente a él. La meta no es estar en él. La meta es seguir un procedimiento simple para pensar en el mantra, perdiéndolo y regresando a él cuando te das cuenta que lo perdiste. No te resistas si el mantra tiende a ser menos claro. Pensar en el mantra no te obliga a una pronunciación clara y correcta.  A
I AM se puede experimentar a muchos niveles en tu mente y sistema nervioso. Cuando regresas a él, regresa a un nivel que sea confortable, no peleando con una clara o difusa pronunciación.

Haz este procedimiento por veinte minutos y después con tus ojos cerrados, toma unos minutos para descansar antes de levantarte.

Esta práctica debe ser hecha dos veces al día. Antes de que comiences tu día y antes de que comiences tus actividades de la noche. Es mejor hacerlo antes de las comidas ya que la digestión interfiere con el proceso de la meditación. Haz un compromiso contigo mismo para hacerlo por unos meses. Dale un tiempo para que trabaje. Los resultados te sorprenderán y entonces querrás más y más.

Es suficiente por ahora.

En la siguiente lección entraremos m
ás a detalle en el proceso y los resultados de la meditación. Después de eso vamos a empezar a trabajar con otra habilidad natural que todos tenemos, nuestra capacidad de usar la respiración para mover el silencio en nosotros con el éxtasis sin fin.

Vea la
Lección 106 para preguntas y respuestas sobre el mantra y respiración durante la meditación.

El gurú está en ti.

Nota: Para obtener instrucciones detalladas sobre meditación profunda, vea el libro de AYP de Meditación Profunda.

Anterior  |  Próximo  >