Prácticas Avanzadas de Yoga
Lecciones Principales

Anterior  |  Próximo  >

Nota: Para las lecciones completas, con las adiciones, consulte los libros de AYP de Lecciones Fáciles para la Vida Extática.

Lección 147 - La secuenciación de asanas, pranayama y la meditación

Autor: Yogani
Fecha: 22 de Marzo 2004

Miembros Nuevos: Se recomienda leer desde el principio de las lecciones principales de AYP, las lecciones anteriores son un prerrequisito para ésta. La primera lección es: "¿Por qué esta discusión?"

Pregunta: ¿Puedo combinar algunos otros ejercicios de fortalecimiento, como flexiones, sentadillas, etc., junto con el yoga. Algunos de estos ejercicios consumen mucha energía. Por lo tanto, cuando sigo esto con pranayama y la meditación, siento la "frescura" de la meditación se reduce debido a las otras actividades. Así que, ¿Está bien si primero hago la meditación y luego hago el Yoga / Ejercicios y luego pranayama? Me gustaría su sugerencia para resolver este problema. Muchas gracias por la guía continúa.

Respuesta: Gracias por escribir y compartir.

A medida que te has dado cuenta, el ejercicio se realiza mejor después de la meditación, no justo antes. Con la meditación, estamos sistemáticamente llevando el cuerpo y la mente a la quietud. Esta quietud es una fuente primaria de todo progreso espiritual.

Las asanas y el pranayama son parte de este proceso de ir a la quietud. Con fácil flexión y estiramiento comenzamos a calmar los nervios, y preparar el nervio espinal para el pranayama. Con pranayama, calmamos a nuestro sistema nervioso y lo cultivamos de manera que se prepara para la meditación profunda. Esa es la secuencia tradicional para obtener los mejores resultados en una rutina de prácticas - asanas, pranayama y la meditación. Y realmente funciona.

Le sugiero que considerar hacer la porción de sus asanas de fácil flexión y estiramiento al principio, y luego hacer pranayama, y luego meditación, para que pueda obtener el beneficio completo de la secuencia mencionada. Después de la meditación y descanso adecuado, entonces es un buen momento para hacer ejercicio físico más vigoroso.

Por lo tanto, primero hacemos las cosas en el mejor orden para llevarnos a conciencia pura y dichosa, y luego salir renovado y listo para ser activo en el mundo. La actividad vigorosa después de la meditación no es un problema una vez que hemos tomado tiempo para descansar. Actividad ayuda a estabilizar la dicha y el éxtasis en nuestro sistema nervioso. Así es como nos transformamos en un ser iluminado, en lugar del ser que
héramos antes.
 
El gurú está en ti.

Nota: Para obtener instrucciones detalladas acerca de la secuenciación de prácticas en nuestra rutina diaria, vea el libro de AYP de Las Ocho Ramas del Yoga.

Anterior  |  Próximo  >