Prácticas Avanzadas de Yoga
Lecciones Principales

Anterior  |  Próximo  >

Nota: Para las lecciones completas, con las adiciones, consulte los libros de AYP de Lecciones Fáciles para la Vida Extática.

Lección 15 - Meditación - Inquietud

Autor: Yogani
Fecha: 19 de Noviembre 2003

Miembros Nuevos: Se recomienda empezar la lectura en principio de las lecciones (la primera lección es: "¿Por qué esta discusión?"), ya que las lecciones anteriores son un prerrequisito para ésta.

Pregunta: Desde el principio he sentido una agradable paz y calma por unos días. Posteriormente empecé a sentirme inquieto durante la meditación e irritable durante el día. ¿Qué me sucede?


Respuesta: Aunque limpiar el sistema nervioso por medio de la meditación pareciera un proceso sencillo en realidad es bastante delicado. El procedimiento que usamos es simple: pensar suavemente en el mantra y dejarlo refinarse naturalmente, perderlo en el proceso y cuando nos damos cuenta de ello regresar a él sin intentar apegarnos a su pronunciación.... y así seguir dos veces diarias, cada una de veinte minutos. No hay que decepcionarse por la simplicidad, no tomarlo a la ligera. Esta es una práctica avanzada y poderosa de yoga. Estamos facilitando a las obstrucciones extremadamente añejas a liberarse naturalmente desde muy dentro de nosotros. Estas son cargas y nudos encapsulados en nuestro sistema nervioso que restringen nuestra visión de la verdad, tanto dentro como hacia fuera de nosotros. Algunas de estas obstrucciones nos acompañan desde el nacimiento. Otras las fuimos incorporando  en esta vida. Todo se va liberando poco a poco durante la meditación
. Es una tarea  enorme con profundos resultados.

Si el proceso de purificación está ligeramente fuera de equilibrio puede haber algo de malestar, inquietud, irritabilidad. Sensaciones físicas no placenteras, movimientos nerviosos, pensamientos no gratos. Cosas así. Afortunadamente si hay malestar hay formas de equilibrar el proceso de meditar. Lo primero es tomarse un tiempo suficiente al terminar la meditación. Recuerda que durante la meditación un proceso de limpieza interna se lleva a cabo. Puede que no sientas que suceden muchas cosas, pero si no descansas un poco después de la meditación es probable que te sientas irritable por un rato; incluso hasta por el resto del día. No la tomes contra los que amas, tus amigos y colaboradores. Ve el origen de ello, es un desequilibrio en tu práctica. Siempre tómate unos cuantos minutos sin hacer nada (relajándote, no pensando en el mantra) al final de la meditación. Esto permite a las tensiones y cargas que sean liberadas del sistema nervioso de manera que no te dañen. Entonces cuando te levantes, te sentirás liviano y fresco. Si no es así posiblemente no estás descansado lo suficiente. Descansa el tiempo necesario al final de tu meditación para que tu transición de la meditación a tus actividades sea suave.  Quizás desees recostarte por un momento al final de tu meditación. Todos somos diferentes. Busca la mejor manera para terminar tu meditación.

Algunas personas responden muy rápido a la meditación. Otras necesitan recorrer un largo camino. Esto es bueno. Si eres una de ellas has sido bendecida, pero debes de ser cuidadosa en equilibrar tu rutina para que no te sientas incómoda derivado de una gran carga de limpieza interna. Si después de los veinte minutos de meditación, recostarte y descansar por un momento tu entorno no se calma, entonces puede que sea necesario que recortes tu meditación a quince minutos. Si sigue siendo incómodo entonces trata por diez minutos. Encuentra el equilibrio. Y siempre tómate tu tiempo para salir del proceso.

A veces la incomodidad física sucede durante la meditación. Es un síntoma común de la liberación de obstrucciones del sistema nervioso. Si interfiere con tu práctica entonces haz una pausa en el mantra y permite que tu atención se enfoque a tu incomodidad física. Hazlo solamente por un momento. Normalmente esto disolverá la incomodidad. Una vez que esto pase, regresa al
mantra y regresa a tu meditación hasta que se termine el tiempo Cuenta el tiempo invertido en tu incomodidad como parte del tiempo de tu meditación. Si la sensación no se disuelve, recuéstate un momento hasta que la sensación desaparezca. Esto es algo bueno. Una gran obstrucción se está disolviendo. Déjala ir suave, naturalmente. El mismo procedimiento se aplica si descargas de pensamientos te dominan. No necesariamente acompañados de incomodad física. Si no puedes regresar fácilmente al mantra, acompaña a los pensamientos hasta que se disuelvan lo suficiente y puedas regresar al mantra. Recuerda, la meditación no es una lucha física o mental. Todo lo que sucede son síntomas de tu sistema nervioso se está liberando desde muy adentro de las obstrucciones físicas. Solo las dejamos ir. Nuestro trabajo es seguir el sencillo procedimiento de pensar en el mantra y permitir que el profundo profeso de limpieza interna suceda. No es una guerra a nivel de la mente conciente. Nunca ganarás de esta manera. Trabajamos desde dentro, con y mas allá de la mente subconsciente. Para hacerlo debemos permitir a la habilidad natural de nuestra mente a llevarnos hacia adentro. Entonces aprende a pensar suavemente en el mantra y dejarlo ir muy dentro.

La meditación es la manera más efectiva de llegar lo más
profundo en tu subconsciente y limpiarlo. Con la meditación fácilmente podemos ir más allá del subconsciente hacia la conciencia subyacente donde reside todo lo que es verdadero. Si le damos la oportunidad por medio de la meditación, es nuestra conciencia la que remueve todas las obstrucciones internas. Con el tiempo y como vamos removiendo las obstrucciones hallaremos más y más momentos de silencio en nuestra vida diaria. Este es la aurora de la iluminación, nuestro estado natural. Así que sigue limpiando la ventana de tu sistema nervioso cada día.

El gurú está en ti.

Nota: Para obtener instrucciones detalladas sobre meditación profunda, vea el libro de AYP de Meditación Profunda.

Anterior  |  Próximo  >