Prácticas Avanzadas de Yoga
Lecciones Principales

Anterior  |  Próximo  >

Nota: Para las lecciones completas, con las adiciones, consulte los libros de AYP de Lecciones Fáciles para la Vida Extática.

Lección 21 - Meditación - Objetos de Meditación

Autor: Yogani
Fecha: 1 de Diciembre 2003


Miembros Nuevos: Se recomienda leer desde el principio de las lecciones principales de AYP, las lecciones anteriores son un prerrequisito para ésta. La primera lección es: "¿Por qué esta discusión?"

Pregunta: ¿Cual es la diferencia en meditar en un mantra, los chacras, una imagen religiosa, una vela, etc.?

Respuesta: La meditación es un puente entre la atención en un objeto y la grandeza más allá de lo que conocemos como la conciencia extática, sin pensamientos o sin experiencia sensorial externa. La meta es hacer ese viaje repetidamente, como un "relojito" y en una base diaria. La técnica que usamos es sencilla y delicada, al confiar en la habilidad natural de nuestra mente a quedarse quieta. Otras formas de meditación no son tan simples y naturales. Pueden  implicar concentrarse en significados intelectuales o en objetos múltiples, lo cual puede desviar nuestro camino hacia el camino de la dichosa conciencia. Esto no quiere decir que otras formas de meditar no funcionen. Pero desde nuestro enfoque, la sencillez y la eficiencia van por delante. Es un método avanzado de meditación que cualquiera puede hacer. Comentaremos la meditación en otros objetos desde la perspectiva del método que usamos.

¿Cual es la diferencia entre meditar usando un mantra, contra usar los chacras, una imagen religiosa u otro objeto físico? De nuevo es un asunto de sencillez y eficiencia. La meta es llevar la atención más allá del proceso de pensar. Al hacerlo la llevamos más allá de la experiencia sensorial. La mente es el proceso neurológico que liga nuestra conciencia con el mundo exterior. Es una conexión muy íntima. Nuestra atención ocupada con la dinámica de la mente está a unos centímetros de la experiencia de experimentar la dicha divina de la conciencia pura. Cuando le permitimos a la mente que llegue ahí y descanse, ya llegamos. Entonces comenzamos con la mente, la más íntima conexión con la conciencia extática. Comenzamos adentro, así que fácilmente podemos ir más dentro.  Si comenzamos en lugar físico en el cuerpo o con un objeto físico, también podemos ir hacia adentro. No hay duda de ello. Sin embargo es un camino más largo y más complejo. Entre más afuera estemos cuando comenzamos, de más carga física, emocional e intelectual nos tendremos que deshacer en el camino. Es por eso que durante la meditación, no repetimos el mantra en voz alta o le damos atención al significado. Es un proceso interno desde el comienzo. Al meditar con un pensamiento, usando un procedimiento específico, saltamos los obstáculos que puedan distraer nuestra atención. En última instancia estamos disolviendo naturalmente los bloqueos desde muy dentro, en vez de tratar de disolverlos desde afuera, ¡Lo cual no es fácil!

Comenzamos con un pensamiento, sin enfocarnos en su significado, solo tomando el sonido del mantra y con la intención de dejarlo ir. Dejamos ir el mantra naturalmente, poco a poco. Es la forma m
ás simple de  zambullirse en el infinito océano de la dichosa conciencia. Haciendo esto repetidamente, regresamos después de veinte minutos empapados de paz y éxtasis. Alcanzando mucha purificación en el proceso.

Con el tiempo, cuando las obstrucciones se hacen cada vez menores, la distancia entre la conciencia y las experiencias externas se evapora. ¡En realidad no había tal distancia! Entonces se vuelve algo natural experimentar muchas caras de la conciencia extática al mirar fijamente hacia los chacras, imágenes religiosas  a nuestros seres queridos, paisajes maravillosos, las escrituras o incluso al leer un libro de física teórica. Cuando la conciencia extática emerge, todo nos parece en función de ella. Pero este ya no es el proceso de le meditación. Es el fruto de meditar - vivir la vida con una apreciación creciente por todos sus regalos. El crecimiento de esta apreciación nos inspira a seguir adelanta con nuestra práctica.


El gurú está en ti.

Nota: Para obtener instrucciones detalladas sobre meditación profunda, vea el libro de AYP de Meditación Profunda.

Anterior  |  Próximo  >